Leyendas del Valle de Arán; el gigante Mandronius

Seguro que al pensar en el valle de Arán te imaginas un lugar idílico, con unos paisajes inolvidables y con todo lo necesario para disfrutar. ¿Sabías que un personaje mitológico pensó lo mismo que tú e hizo de este lugar su morada?.

Desde Alma de Nieve queremos que disfrutes plenamente de tu visita a la zona del Valle de Arán, para ello, además de ofrecerte los mejores apartamentos de calidad en el Valle de Arán, te contamos sus leyendas, historias y mitos para que conectes totalmente en tu experiencia.

¿Quién fue el gigante Madronius?

Según cuenta la leyenda, un hombre de unos tres metros de altura que vivía en cueva cercana a Betlán. Él mismo se habría encargado de animar a los lugareños a luchar contra los romanos consiguiendo vencer en múltiples batallas. Su valentía se convirtió en uno de sus grandes atractivos.

Así, una aranesa se enamoró de él y se fue a vivir a su cueva. Tuvieron una hija en común y eran muy felices. Los romanos, sabiendo que el gigante era un rival bastante complicado de vencer, decidieron raptar a las mujeres y llevárselas a su campamento.

La venganza de Mandronius

Al darse cuenta de lo sucedido, el gigante se fue a este lugar, puso a salvo a su familia y destrozó todo lo que encontró a su paso. Incluso se afirma que les cortó una oreja a todos los soldados enviándolas a Roma como advertencia. Desde entonces, consiguió el respeto de los romanos, pero no de sus vecinos.

La muerte del gigante

Hay diversas versiones al respecto. La primera indica que siguió en su cueva y que murió tranquilamente junto a su familia. La segunda, la más probable, es que los lugareños lo consideraban un problema y se unieron para matarle en Garós (lugar que eligió para vivir). Tras maniatarle, él mismo habría pedido que cavasen su fosa y que le mataran con un clavo en la nuca.

Si le damos mayor credibilidad a esta versión es porque hay constancia de que su calavera se conservó durante años en la torre de la iglesia de la antedicha localidad. La tradición era la de separar la cabeza del cuerpo para el enterramiento, lo que confirmaría la posible verosimilitud de esta leyenda.

Mandronius en el siglo XX

Fue en el siglo pasado cuando se confirmó que la leyenda que se venía contando podría ser cierta. Un agricultor que estaba sembrando patatas se encontró con un esqueleto enorme. Su análisis permitió confirmar que podría tratarse de nuestro personaje.

Poco a poco, los guías que recorren el parque comenzaron a conocer algo mejor la historia y a incluirla en sus rutas. Incluso tienes la opción de visitar la cueva donde se afirma que vivió y repasar algunos detalles de la leyenda que has de descubrir en primera persona durante tu viaje.

Lo que sí vas a encontrarte es con un positivo recuerdo del gigante. A pesar de las circunstancias de su muerte, muchos lo ven como a alguien que luchó por mantener el valle a salvo y como a una persona que se dedicó a su familia. Sin duda, estos son los valores que han llegado hasta nuestros días. De la calavera y del esqueleto no queda nada, pero sí el recuerdo de quien, quizá, siga recorriendo el valle para comprobar que no hay peligro alguno para los araneses.

Alma de nieve, apartamentos de calidad en el Valle de Arán

Si te ha gustado esta leyenda, en Alma de Nieve encontrarás un alojamiento de calidad que podrás convertir en el punto de partida para realizar una ruta por el valle de Arán. De ti depende llegar a la cueva arriba mencionada. Quizá Mandronius te agradezca el gesto y, sobre todo, que te animes a pasear por un entorno natural único y lleno de encantos. Anímate a recorrerlo por completo y a contarle la leyenda a tus amigos. Seguro que tu viaje resulta de lo más interesante e inolvidable.